Reseña histórica

Durante los primeros días de la independencia, el Gobierno realizaba los trabajos de carácter oficial y legislativo con imprentas improvisadas y deficientes.

En 1812 existían en Bogotá, dos imprentas adquridas en Estados Unidos para Cundinamarca: «La Imprenta del Estado» 1881, que después de la Batalla de Boyacá se llamaría «Imprenta del Gobierno»; la segunda llamada «El Sol», que tiempo después pasaría a ser propiedad del sabio Caldas.

El Gobierno contó con una imprenta oficial, el 18 de mayo de 1894 cuando en la presidencia de Miguel Antonio Caro, se adquirió la imprenta «Echavarría Hermanos» que en ese entonces era la mejor imprenta de Bogotá, en cuyas instalaciones se organizó definitivamente la Imprenta Nacional de Colombia.